Símbolos Franciscanos

Cruz de San Damián

El crucifijo o Cristo de San Damián: Es un icono, una imagen del crucificado pintada sobre tabla. Es de estilo románico con influencias bizantinas, obra de un pintor anónimo del s. XII. Mide 2,10 m. de alto por 1,30 de ancho.
Francisco atravesaba una larga etapa de búsqueda y oraba así en lugares solitarios: «Señor, ¿qué quieres que haga?». En el verano de 1205, cuando estaba rezando en la ermita de San Damián, donde estaba esta imagen del crucificado, oyó una voz que le decía: «Francisco, ve y repara mi iglesia que amenaza ruina». Francisco entendió que tenía que restaurar ermitas como la de San Damián y se puso manos a la obra. Después comprendió que la tarea que el Señor le pedía no era la de restaurar piedras, sino personas.

La TAU

«La Tau»: Es la última letra del alfabeto hebreo, que corresponde a la T. El Papa Inocencio III, ante una Iglesia empobrecida, vio la necesidad de una reforma urgente, y convocó en el año 1215 el IV Concilio de Letrán.
Francisco estuvo allí en el discurso de apertura. El Papa Inocencio III, evocó al profeta Ezequiel, mensajero del perdón de Dios para cuantos estuvieran signados con la letra Tau, e invitaba a todos los cristianos a aceptar la Tau como símbolo de la urgente renovación espiritual que estaba necesitando la Iglesia. La Tau tiene exactamente la misma forma de la cruz en que fue clavado Cristo… San Francisco se sintió aludido y desde entonces escogió el signo Tau como símbolo de su vocación y la de sus discípulos. Para todo franciscano es parte de la herencia que nos dejó San Francisco. Llevar la Tau quiere significar el empeño de grabarla en el corazón, viviendo una vida según el espíritu franciscano, pasando del Evangelio a la vida y de la vida al Evangelio.

Saludo Franciscano "Paz y Bien"

Cuando uno se encuentra con un franciscano, religioso o seglar, su saludo es: «Paz y Bien». Algunos lo consideran un saludo tardío; otros opinan que arranca del mismo San Francisco.
Una de las primeras biografías de San Francisco nos transmite que tanto Francisco como sus compañeros basaban su pedagogía de pacificación en la verdadera paz con uno mismo y con la fraternidad, con el grupo, transmitiendo serenidad y alegría contagiosa. Decía Francisco: «La paz que proclamáis con la boca, debéis tenerla desbordante en vuestros corazones, de tal manera que por vuestra paz y mansedumbre invitéis a todos a la paz y a la benignidad».
El mismo Francisco, en su Testamento, recuerda algunos valores que el Señor, dador de todo bien, le ha regalado, y uno de ellos es que encontrándose con la gente les diese este saludo: «El Señor te dé la paz». Así que no solo de camino o por las calles de la ciudad, sino que en cada sermón, antes de comunicar la palabra de Dios e invitar a la conversión, deseaba la paz a los presentes diciendo: «El Señor os dé la paz».
La paz, fruto de la justicia, abre el camino a la bondad, lluvia fecunda del Dios que es bien, todo bien, sumo bien, y que se concreta entre los hombres en la concordia y la reconciliación. En un mundo de violencia y discordia como el medieval, pero que se prolongan también en nuestro mundo contemporáneo, me agrada recordar que Francisco se sirve de la música, de la poesía y de la experiencia del Dios que es el gozo, nuestra alegría y nuestra riqueza a saciedad, e invita a algunos de sus hermanos a que reúnan al alcalde y al obispo de Asís, que estaban enemistados, y les canten el «Cántico de las criaturas», al que añade una estrofa nueva:

Loado seas, mi Señor, por aquellos que perdonan por tu amor
y soportan enfermedad y tribulación.
Bienaventurados aquellos que las sufren en paz,
pues por tí, Altísimos, coronados serán.
Cántico de las criaturas

El saludo de «Paz y Bien» es una invitación a abrir el corazón a la paz, fuerza interior y principio de renovación y de bien moral y social. Por eso, Francisco pedía a sus hermanos que no quería que se mostrasen tristes y enojados, sino, más bien, gozosos en el Señor, alegres y debidamente agradables.

Acceso al Correo
Gmail

Acceso a Classroom
Classroom

Recuperar cuenta
Recuperar cuenta

Acceso a la Intranet
Intranet